martes, 28 de julio de 2009

"-¡Babi!

Babi se para. Es Marco. Hacía más de ocho meses que no se habían vuelto a ver. También Pallina deja de correr. Babi se ruboriza. Se siente violenta. Pero, extrañamente, el corazón no le late veloz como de costumbre. Marco le da un beso en la mejilla.

(...)

Un intento de mostrarse simpático. Babi casi no lo escucha. Recuerda todos los momentos pasados con él, el amor que ha sentido, la desilusión, las lágrimas. Qué sufrimiento. Por uno así, además. Li mira mejor. Ha engordado. Tiene el pelo sucio. Hasta le parece más escaso. Y qué mirada inexpresica. Carente de vida ¿Cómo podía gustarle tanto? Una ojeada a la chica que le acompaña. Ni siquiera merece que se la tenga en cuenta. Terrible, la indiferencia. Se despiden así. Después de hablar durante cinco minutos sin haberse dicho nada. Aquel mágico puente ha dejado de existir. Babi se pone de nuevo a correr. Se pregunta adónde habrá ido a parar su amor por él. ¿Cómo es posible que ya no lo pueda sentir? Y, sin embargo, parecía inmenso. "



Fragmento del Best seller Tres metros sobre el cielo de Federico Moccia.

Este fragmento me ha impactado, pues es algo que a todos nos ha ocurrido alguna vez, o si más no, tenemos que tener presente que nos ocurrirá. Aquellas personas a las que tanto hemos querido, a las que tanto amamos o hemos amado, algún día, tarde o temprano seran simplemente conocidos (en el mejor de los casos), con los cuales nos saludaremos y mantendremos conversaciones pasajeras en las que no sabremos muy bien qué decir.

Realmente me preocupan este tipo de sensaciones, pues con los años, y las relaciones me he dado cuenta, o he asimilado más bien, que las relaciones no son para siempre, y en un día como hoy me pregunto si algún día Víctor y yo nos encontraremos por casualidad y tendremos una relación tan fría como si de dos desconocidos se tratase. Pero el amor es eso por desgracia, es un carrusel lleno de altibajos donde algunas veces te encuentras en el punto más álgido y en cambio en un segundo te encuentras en el más bajo... El amor desde mi punto de vista, por suerte o por desgracia es así, y más aún cuando eres tan exigente con los demás, que les pides tanto que se empiezan a cansar de ti...

1 comentario:

  1. ...a mi también me impacto al leerlo. Llevo solo unos días con el libro y creo que fue el viernes cuando lei ese fragmento...

    La verdad es que nos hace pensar en nuestras propias relaciones y durante unos minutos te quedas un poco en sock, no se si para bien o para mal, pero a mi me gusto leerlo porque me hizo pensar en muchas cosas vividas...

    ResponderEliminar